ESTADOS UNIDOS Y CHINA INFLUYEN NEGATIVAMENTE EN LA COTIZACIÓN Y CONSUMO MUNDIAL DE MATERIAS PRIMAS


De diciembre a enero, el precio del cobre cae en 12%. Esto marca el peor inicio histórico anual desde 1988.

Las diferencias entre Estados Unidos y sus pares, continúa retrasando la recuperación del metal. Así, tras el reciente anuncio del Banco Mundial, se redujo el pronóstico de crecimiento para el 2015, tanto para Europa, China y Japón; esto desencadena que la economía global se expanda a menor ritmo del esperado, a pesar de que el restablecimiento económico de Estado Unidos se acelera.
  
A la fecha, China representa el 45 % de la demanda global de cobre, frente al 8 % de Estados Unidos. En momentos en los que el país asiático se encamina a su menor expansión desde 1990, materias primas como el trigo y el crudo declinan a pesar del crecimiento de la manufactura y el empleo en Estados Unidos.La situación en China afecta las materias primas y, por lo tanto, al precio del cobre. Bajo este contexto, la cotización del metal rojo declinaría sobre la base de su desaceleración económica.


Caída de las materias primas:

Además, los inversores abandonaron las materias primas,a pesar de que en la década anterior los resultados fueron los esperados y llevaron a las compañías a aumentar la producción y los inventarios. Para enero, el Banco Mundial redujo sus perspectivas de crecimiento global para el 2015 a 3 %, mientras que el pronóstico esperado era de 3.4% en junio el año pasado. Respecto al crecimiento económico de China, éste se expandirá en 7 %, lo cual al compararlo con la perspectiva del 2014, es 0.2 % menos que la de octubre (7.2%) y 0.5% menor que el pronóstico de junio (7.5 %).

Incluso, cuando la baja en los precios de las materias primas favorece a la industria manufacturera y sus consumidores, este hecho ejerce una presión deflacionaría en muchas economías. Uno de los factores influyentes en la cotización de los metales ha sido el continuo desplome del petróleo; el contrato referencial cotizaba por debajo de US$ 46 por barril, una caída de casi 60% desde fines de junio, mientras que los futuros del cobre, a menudo considerados como un barómetro de la demanda industrial, bajaban más del 6% por debajo de US$ 5,500 por tonelada a niveles vistos por última vez en el 2009.

También se puede observar que en los mercados de carbón, los contratos en Europa han perdido un 25% de su valor en las últimas ocho semanas a US$ 57.70 por tonelada, dado que el exceso de suministros se sumaba al impacto de una reducida demanda.El carbón, el combustible más utilizado en el sector de generación de energía, ha registrado un aumento en la capacidad en los últimos cinco años mientras que la demanda en importantes mercados como Europa, Estados Unidos y también China ha disminuido ante un creciente uso de fuentes alternativas como las energías renovables o el gas natural.

En el mercado de metales, se ha proyectado que el cobre bajará otro 13% este año, según la media de nueve estimaciones de analistas y operadores que consultó Bloomberg. Los análisis de Jefferies Bache Ltd. estiman que en el 2015 la producción minera podría sumarse alrededor de 1.6 millones más en comparación a lo proyectado en el 2014. La caída de los precios mencionados se produjo luego de que el Banco Mundial (BM) recortara su panorama de crecimiento global para el 2015 y 2016. Pese a las a desalentadoras perspectivas económicas en la zona Euro, Asia y algunos mercados emergentes importantes, la demanda de cobre seguirá creciendo en las siguientes dos décadas.



Finalmente, el consumo por persona de metales base, también depende del tipo de crecimiento de cada país. Así, un crecimiento orientado al sector industrial genera mayores presiones al alza sobre los commodities, en la medida en que es más intensivo en su uso, a diferencia de uno orientado al sector servicios. Asimismo, la demanda por metales base podría continuar aumentando incluso a niveles altos de ingreso, si y sólo si el sector industrial mantiene una fuerte contribución al crecimiento económico.


FUENTE:
Proinversión, Comex