LOS DRONES Y SU UTILIDAD EN LA INDUSTRIA MINERA

 Estos aparatos fueron ideados con fines militares pero cada vez tienen mayor presencia en la vida civil, y en todas partes del mundo. Los drones, esos pequeños aviones no tripulados han llegado para quedarse, pero su utilización en el sector privado no está, todavía, bien definida.

Su utilidad es cada vez mayor, grandes empresas como Amazon ofrecen estos aparatos a sus clientes o para que una potencia mundial vigile a un rival. Los drones están aquí para quedarse. Estas naves no tripuladas fueron concebidas originalmente en la Guerra Fría como herramientas de espionaje, pero hoy se ven cada vez con más frecuencia en los lugares menos esperados. En Chile, estas naves (también llamadas UAV, sigla en inglés de vehículos aéreos no tripulados) muestran su potencial en áreas como educación, empresas audiovisuales y organizaciones gubernamentales. Incluso, algunos aficionados a estas naves, cuyos tamaños son desde el de una caja de zapatos hasta el de un auto, van más allá de la importación y ya fabrican sus diseños usando guías disponibles en la red.



Algunos países como Australia, Japón y Reino Unido no han impuesto demasiadas condiciones; mientras que en Estados Unidos, su empleo es muy limitado. Una traba importante, porque como desvela un reportaje publicado por Wall Street Journal, los drones tienen mucho potencial, en términos de ahorro y eficacia pudiendo transformar la forma de trabajar en muchos sectores. Así lo refleja el caso del topógrafo griego, George Papastamos. Al comprar varios de estos vehículos aéreos no tripulados dejó de necesitar empleados (tenía 12). Además de producir más, lo hizo más barato. Como relata el reportaje, “solía gastar hasta 25.000 euros para inspeccionar 15 kilómetros cuadrados”, y lo hacía en tres semanas. Ahora, “con un dron puede hacer lo mismo en tres o cuatro días por menos de 5.000 euros”.



En nuestro país, estos equipos han tenido sus primeras aplicaciones apoyando a empresas audiovisuales en coberturas periodísticas y de eventos públicos, y recientemente en labores de  monitoreo ambiental. A pesar de sus limitaciones, los drones pueden resistir varios golpes y repararse de manera sencilla. En un espacio abierto, estas naves utilizan sistemas de manejo a larga distancia que les permite ser controlados en un límite teórico de hasta 60 kilómetros.

INVESTIGACIÓN Y EMPRENDIMIENTO
Pero no sólo aficionados forman la creciente comunidad de pilotos de drones en el mundo. Las instituciones académicas han encontrado en ellos una forma de explorar nuevos proyectos, tal es el caso de las iniciativas lideradas por la Universidad de Concepción (UDEC) en Chile. Entre  los diversos proyectos que desarrollan sus investigadores destacan el monitoreo de avances en construcciones de edificios y levantamiento topográfico para la industria minera; estos avances permiten captar fácilmente imágenes que antes requerían de un gran despliegue.



En el primer caso, los drones se programan para circular automáticamente a través de un perímetro determinado, tomando una cierta cantidad de fotografías en cada ronda. Según Frank Tinapp, profesor de la UDEC, en la minería los drones son una gran alternativa en tareas que hasta hace poco eran muy peligrosas para los trabajadores de las minas. “Es una industria con altos estándares de seguridad. Para mejorar aún más esos resguardos se pretende utilizar drones para la toma de fotografías aéreas en zonas de acceso limitado o peligroso. Mediante el análisis de esas imágenes se puede evaluar el riesgo para el personal”, explicó.


Características y funcionalidad
Una de las particularidades de este “cuadróptero” es que “puede volar a 2.600 metros por sobre el nivel del mar con una autonomía de vuelo de sobre los 35 minutos y llevar cargas de hasta 1.20 Kg, lo que significa que puede ser cargado con una cámara, con un sensor laser y con una serie de otros equipos.




Respecto al funcionamiento operativo de esta plataforma, el Drone captura imágenes a baja altura  sobre áreas de interés usando una cámara de alta resolución, para luego importar las imágenes al software de procesamiento,  generando así, modelos y reportes 3D de las zonas o áreas que se requiera investigar. 




APLICACIONES EN LA INDUSTRIA MINERA
Los drones, conocidos como vehículos aéreos no tripulados (UAV), son capaces de realizar un control y monitoreo de las operaciones mineras, así como servir de herramienta clave a la hora de evaluar su impacto ambiental. Del mismo modo, los UAV pueden realizar la observación de operaciones con necesidad de coordinación aérea, y realizar seguimientos de movimientos de tierra, acumulación de residuos, o balsas, entre otras aplicaciones.

Un caso de aplicación en la industria minera se da en la División Gabriela Mistral (DGM), donde mediante la toma imágenes los drones se encuentran registrando todo el proceso productivo. Este proyecto de innovación tecnológica, desarrollado por DGM junto a la Dirección Cluster de Codelco, busca entregar  un apoyo concreto a los trabajos de topografía, en orden de optimizar la información, tanto en el tajo mina, como en los botaderos de desmonte o en cualquier sector de interés dentro de la mina.



Mirando hacia el futuro
Finalmente, los agigantados pasos de la ciencia y tecnología aplicada a la sociedad e industria moderna, nos demuestra que los drones cambiarán el trabajo en la minería, la construcción y la agricultura. Por su versatilidad, estos aparatos están demostrando su potencial para proveer alternativas más baratas y efectivas que los aviones tripulados en industrias de prospección, exploración y explotación de recursos minero energéticos



FUENTE:

Tecnología Minera.