“ALTURAS MINERALS”ANUNCIA UN BALANCE POSITIVO EN LA EXPLORACIÓN MINERA DEL PERÚ


La inversión minera en exploraciones cayó en un 19.64 % durante el último año, es decir, un total de US$ 622’271,166; a pesar de esta caída, el CEO de “Altura Minerals”, Miguel Cardozo, el panorama no es tan poco alentador y señaló que de acuerdo a los estudios de la compañía la exploración Brownfield ha crecido sustancialmente durante los últimos años.

En los últimos años las exploraciones “Greenfield” han ido cayendo sistemáticamente en los últimos años junto con la inversión en exploraciones a partir del 2012; y esta baja se podría mantener durante el 2015. No obstante, en la exportaciones Brownfield, se ha producido el efecto contrario. “A pesar de la incertidumbre en el mercado de metales, muchas empresas continúan buscando más recursos alrededor de sus minas en operación”, aseguró el CEO de Alturas Minerals, Miguel Cardozo, durante su reciente ponencia en el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú.




Su par, el general de CP Group indicó que la tendencia en el mundo se orienta a la exploración del oro y metales base, tales como el cobre y el zinc, y que en todo el mundo occidental, entre el 50% y 60% de los grandes descubrimientos mineros lo hacen las mineras “juniors”, seguida por las entidades estatales. Asimismo, indicó que la inversión en exploración ha caído en países como Canadá, Australia y Estados Unidos; mientras que en el caso de Latinoamérica y China ha crecido.“Nosotros hemos mantenido nuestra participación porcentual en exploración minera, pese a que los montos de inversión son menores. Perú, Chile y México son los países más atractivos de la región para explorar. En nuestro país no es que falten áreas para explorar, sino que falta actualizar la información que resalte nuestro potencial geológico”, agregó.

Por otro lado, Cardozo consideró que en el mediano plazo, con los megaproyectos en operación, Perú y Chile serían los grandes productores de cobre a nivel mundial. Si ambos países producirían 13 millones de toneladas finas de cobre (5 millones de Perú y 8 millones de Chile), estaríamos hablando del 57% de la producción cuprífera mundial. Ese día, los ojos del mundo estarán fijos en esta región. Y ello implica cambios y mayores responsabilidades de carácter técnico minero y político. Tenemos que prepararnos para ese momento”, finalizó.

CÍRCULO VIRTUOSO:

Se sabe que las compañías mineras junior tienen una gran capacidad de entrar muy temprano a un territorio y aceptar situaciones complicadas;son tres los problemas principales que enfrentan:

1. RESTRICCIONES DE FINANCIAMIENTO:

Un factor que limita a las mineras junior es que no producen ni venden un bien como las empresas tradicionales. Los ingresos necesarios para continuar con sus programas de exploración dependen de su éxito para recaudar capitales (sea a través de una bolsa de valores o de un inversionista privado).

Además, el capital recaudado en los mercados bursátiles, donde estas empresas se cotizan, puede ser bastante limitado frente a la caída en los precios de los metales, lo que desincentivaría la emisión de acciones.Ante el escaso financiamiento, los programas de exploración se paralizarían.

2. FALTA DE LIQUIDEZ:

Es común que en toda empresa, las junior no son la excepción, tienen gastos corrientes que pagar continuamente, desde el personal hasta las auditorías que certifiquen sus recursos minerales, principal gasto es el derecho de vigencia por cada concesión que mantienen. En algunos casos, estos pagos pueden alcanzar los US$100,000 anuales. Este representa un gasto significativo para una junior con liquidez limitada;mantener el derecho de vigencia es fundamental: si las empresas no lo pagan por dos años consecutivos, pierden la concesión y con ello pierden el proyecto. Ello sería desastroso para la empresa.

Así, las restricciones de financiamiento empeoran la situación: como las empresas paralizan o retrasan sus planes de exploración, que permitan encontrar mayores recursos minerales, su valor tampoco aumenta.

3. PERMISOLOGÍA:

Adicionalmente, cuando la burocracia legal dificulta el avance de los proyectos, se genera conflictos en los inversionistas que trabajan con presupuestos anualizados. Ejemplo de esto son los procesos de evaluación para inicio de operaciones demoran de 6 a 8 meses, lo que conlleva a incrementar los costos de exploración.Las fiscalizaciones ambientales y de seguridad generan costos adicionales en las actividades de exploración, olvidando que éstas no garantiza el hallazgo un depósito económicamente rentable de mineral.


¿QUÉ SE VIENE?

Sin financiamiento que permita desarrollar actividades de exploración, ni liquidez que asegure la marcha de la empresa, y con demoras en procesos burocráticos, se genera un círculo vicioso que ha puesto en entredicho la sobrevivencia del sector. No obstante, las mineras junior han tenido - y tendrán - que hacer sacrificios para mantenerse a flote.

Es probable que otras grandes mineras aprovechen los precios bajos de las acciones para adquirir otras juniors que enfrentan problemas.Si las junior deciden no vender parte de sus activos y no logran encontrar un socio que aporte capital, tendrán dificultades para continuar con sus programas de exploración.En ese contexto, aquellas junior que decidan continuar trabajando por su cuenta enfrentarán serias dificultades.


FUENTE:
Diario Gestión